Chidren’s global summit, Roma

Chidren’s global summit, Roma

Hace dos años, la OIEC desarrolló, en conexión con la Congregación para la Educación Católica, la Unión de los Superiores Mayores y Design for Change, el programa I Can, adaptado a las escuelas católicas y que lleva las propuestas que el Papa Francisco realizó en su encíclica Laudato Si. Por lo tanto, la idea de imaginar una reunión mundial de los niños involucrados en este proyecto ha surgido naturalmente. Después de un año de trabajo, y con la ayuda de la FIDAE, Design for Chance y la ciudad de Roma, el proyecto se hizo realidad en forma de una Cumbre mundial de los niños. Más de 2000 niños de 40 países de todo el mundo vinieron a Roma del 25 al 29 de noviembre para compartir más de 200 proyectos que han llevado a cabo durante un año en el marco del proyecto I can. Esta reunión se acabó con una gran ceremonia de clausura en el Vaticano, durante la cual el Papa Francisco recordó la importancia de sentirse responsable de la Casa Común e invitó a todos los participantes a venir a celebrar con él la constitución del Pacto educativo global el 14 de mayo de 2020. En esta ocasión, la OIEC quisiera agradecer especialmente al hermano Juan Antonio Ojeda Ortiz, quien ha trabajado tan duro por el éxito de este proyecto que forma parte del programa de la OIEC del cual es responsable: I can. Deseamos hacer de esta cumbre de los niños una reunión regular.